Un sueño largo

Cuando una canción llega y se queda, y vive adentro tanto tiempo, no es raro que impregne el aire y se vuelva sueño, un sueño largo. Y entonces pide: para salir, para mostrarse, necesita que el que canta la sueñe con tanta intensidad que solo sea posible cantarla con todo el cuerpo. Estas canciones son así. El que canta lo sabe. Por eso las canta.


Santiago Palacios Zampini
TEMPORADA 6 | PROGRAMA 271 | 15.10.16


Santiago Palacios Zampini

La canción se consiguió cuerpo prestado. Lo encontró entre bambalinas, asomándose a la magia del prodigio teatral. Esta vez no alcanzaba con cantarse: tenía que ser, que decir, que bailar. Era canción de estar de pie, de ir y venir, de abrir los ojos y el pecho antes que la garganta.

Volvió a los camarines para vertirse con uno de esos hábitos que sí hacen al monje, se miró en el espejo y se encontró con unos ojos sinceros y una sonrisa. Ya estaba lista.

Se ubicó justo en la marca. Se plantó sobre los pies también prestados. Escuchó la señal de la orquesta. Tomó aire. Cuando el telón por fin estuvo abierto, el que canta y la canción eran uno, como actor y personaje, indistintos y únicos.

Comienza la función…

 

La conversación

 

Someone to watch over me | Oh, Kay! (1926)

If you were the only girl (in the world) | The Bing Boys are here (1916)

On the street where you live | My fair lady (1956)

 

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers