La huella

Si se presta atención, es posible descubrir que cuando se dice “sendero” resuena la huella, la confirmación del paso, el testimonio que queda. Es un sonido redondo y persistente, y tiene dos caras: una que está ahí, a la vista, y otra que mira para adentro. A veces solo se escucha la huella... como ahora.

Sonia Baliente

Esas letras que se juntan y que nombran, suelen ser un buen comienzo. Y ahí lo tienen, el nombre también canta, nombre con son, que amaga sonido, o sonora, o sonrisa, pero se queda en la i, otra sonrisa, y después una a, que le abre la boca para que dejar salir los pajaritos.

Y qué decir del apellido, tan tentador para el error de ortografía. Aunque, mal escrito y todo, no faltaría a la verdad. Y tientan también las rimas que siente, y no miente, canción floreciente, de apenas nombrarla.

El nombre y el rumbo, verdor y otro cielo: es Sonia Baliente, ahí anda… en el sendero.

 

La conversación

 

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers