Credulidad

Una canción cantada dos veces no es la misma canción. Bis: “Credulidad”.

Una canción triste de amor en mi bemol menor que se escucha tal y como se compuso en una noche de delirio y luz del ‘72.
El tiempo “milonguea” aquel decir de un pescado rabioso, esa necesidad de “extirpar los lazos con un pasado penunbroso” para ver el amor…
La Jury, acompañada por la guitarra de Carlos Moscardini, se sube al árbol para escaparle a la “credulidad”.

Credulidad

Las uvas viejas de un amor
en el placard
son esas cosas que te están
amortajando.

Haciendo esta salvedad
tu mente ya estar progresando.

Pero vas donde sonrisas te dan
esos encapuchados de un mundo viejo.
No, ¿no ves que nada te dan?

Credulidad…
Credulidad…

Lo peculiar de nuestro gran
calabozo
es esta especie de terror
por el bosque.

La risa, nena, no podrá surgir
a menos que te subas al árbol.

Bien, el árbol es la verdad
descansa por tu cuerpo,
cierra ya los ojos.
Hoy tus uvas vas a tirar.

Credulidad…
Credulidad…
Credulidad…

La paloma

Señora. Ellas cantan a Serrat

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers