El cosechero

Una canción cantada dos veces no es la misma canción. Bis: “El cosechero”.

De hombres y paisajes. De magia cotidiana y de trabajo. Una canción o un sueño de algodón nacida junto al río… “Un mensú”, como Ramón Ayala.
“Sombras negras en la costa, rojo en el horizonte / plomo en el río quieto que va atravesando el monte. / El alba pesa en el cuerpo del cosechero dormido / Y el algodón de sus sueños le va tejiendo el destino.”
Bellamente despojada, El cosechero suena “lila” en las voces de Luna Monti y Juan Quintero. Sencilla, pero intensa, como el deseo de un “ranchito borracho de sueños y amor” que vieja en balsa de Corrientes a Chaco.

El cosechero

El viejo río que va
cruzando el amanecer,
como un gran camalotal
lleva la balsa en su loco vaivén.

Rumbo a la cosecha, cosechero yo seré
y entre copos blancos mi esperanza cantaré,
con manos curtidas dejaré en el algodón
mi corazón.

La tierra del Chaco quebrachera y montaraz
prenderá mi sangre con un ronco sapucay
y será en el surco mi sombrero bajo el sol,
faro de luz.

Algodón que se va, que se va, que se va,
plata blanda mojada de luna y sudor,
un ranchito borracho de sueños y amor
quiero yo.

De Corrientes vengo yo
barranquera ya se ve
y en la costa un acordeón
gimiendo va su lento chamamé.

Rumbo a la cosecha, cosechero yo seré
y entre copos blancos mi esperanza cantaré,
con manos curtidas dejaré en el algodón
mi corazón.

El Mensú

Lila

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers