Mañana en el Abasto

Una canción cantada dos veces no es la misma canción. Bis: “Mañana en el Abasto”.

Un lugar en el mundo, entre Balvanera y Almagro, cantado o soñado (quién sabe) por el más argentino de los italianos: Luca Prodan.
El Abasto, tan mítico como la sencilla y, a la vez, arrasadora canción que lo describió como ninguna…
Fue en 1987, en After Chabón, el último disco de Sumo y también el mejor.
Viviana Pozzebón, en Tamboorbeat, imaginó a Luca Prodan caminando por Buenos Aires y “craneando” su letra, o más bien viviéndola, si es autorreferencial y verídica, y así, metiéndose hasta el fondo de la canción y descubriéndole la raíz, Mañana en el Abasto se le hizo baguala.
Melancólica y luminosa, una mañana cualquiera en el Abasto…

Mañana en el Abasto

Mañana de sol,
bajo por el ascensor,
calle con árboles,
chica pasa con temor.

No tengas miedo, no,
me pelé por mi trabajo,
las lentes son para el sol
y para la gente que me da asco.

No vayas a la escuela,
porque San Martín te espera,
estás todo el día sola
y mirás mi campera.

Tomates podridos
por las calles del Abasto,
podridos por el sol
que quiebra las calles del Abasto.

Hombre sentado ahí,
con su botella de Resero,
los bares tristes y vacíos ya,
por la clausura del Abasto.

José Luis y su novia
se besan por ahí en el Abasto,
yo paso y me saludan
bajo la sombra del Abasto.

Parada Carlos Gardel,
es la estación del Abasto,
Sergio trabaja en el bar
en la estación del Abasto,

Piensa siempre más y más,
será por el aburrimiento.
Subte línea B,
y yo me alejo más del suelo,
y yo me alejo más del cielo también.

Ahí escucho el tren,
ahí escucho el tren,
estoy en el subsuelo,
estoy en el subsuelo.

After chabón

Tamboorbeat

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers