Tan solo un hombre

Casi en secreto, en su rezo de aire, este vientito desabrigará la canción hasta dejar los huesos de la poesía latiendo en el tiempo. Confesiones del viento: “Tan solo un hombre”.

Tan solo un hombre

Cómo no escuchar a quien tiene el oficio de sentir madejando el canto hebra tras hebra, volviéndolas parte de este viento que azota y abriga al mismo tiempo.

Alejandra Guerra

 

Eduardo Guajardo

Dejándome llevar,
solté mis alas en el viento,
sobre el inmenso mar
dejé los sueños un momento, un momento.

Quería remediar
en las distancias mis heridas,
los ojos la humedad
y de los besos las partidas, las partidas.

Fue duro comprender
que frágil soy a la deriva,
sólo una mancha más
en la profunda geografía, de mi vida.

Sólo se queda atrás,
quien tiene las alas caídas
el alma es mucho más,
que una materia indefinida, diluida.

Quién puede darme más
que esta guitarra amanecida,
es la incondicional, guarda
mi llanto en sus astillas, y la risa.

Desciendo a la verdad,
nada más duro en estos días,
quisiera renunciar,
pero más fuerte es mi camino y el destino.

Soy tan solo un hombre,
niño sencillo, un simple ovillo,
que por más vueltas que le den,
lleva en sí mismo su principio y su final.
Soy mi propia sombra,
perfil oscuro, como esta tierra,
resisto en savia mineral,
desde mi oficio de sentir y de cantar.

 

Coca Rodríguez lee Tan solo un hombre

 

Tan solo un hombre pertenece al disco Una mirada al sur del 2000.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers