Zamba para no morir

Casi en secreto, en su rezo de aire, este vientito desabrigará la canción hasta dejar los huesos de la poesía latiendo en el tiempo. Confesiones del viento: “Zamba para no morir”.

Zamba para no morir

Hombre pajaros, plural, convidador de abrazos, inventor de tibiezas, hombre eterno y necesario: Hamlet Lima Quintana.

Alejandra Guerra

 

Alma mía (Versiones Vol. 1)

Romperá la tarde mi voz
hasta el eco de ayer,
voy quedándome solo al final,
muerto de sed, harto de andar.
Pero sigo creciendo en el sol,
vivo.

Era el tiempo antiguo la flor,
la madera frutal,
luego el hacha se puso a golpear,
verse caer, sólo rodar,
pero el árbol reverdecerá
nuevo.

Mi razón no pide piedad,
se dispone a partir,
no me asusta la muerte ritual,
sólo dormir, verme borrar.
Una historia me recordará
siempre.

Veo el campo, el fruto, la miel,
y estas ganas de amar.
No me puede el olvido vencer,
hoy como ayer, siempre llegar.
En el hijo se puede volver
nuevo.

Al quemarse en el cielo la luz del día,
me voy
con el cuero asombrado me iré,
ronco al gritar que volveré
repartido en el aire a cantar,
siempre.

 

Coca Rodríguez lee Zamba para no morir

 

Esta particular versión de Zamba para no morir, forma parte de una serie de maravillosas canciones de todos los tiempos versionadas por el canario Pedro Guerra, y que integran el disco Alma mía (Versiones Vol. 1) de 2009.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers